Tipos de cuellos: planos, de pie y continuos

El cuello es la pieza que se une al escote (cuidado con confundir ambos conceptos) y que rodea al cuello. Se distinguen distintas partes en su estructura: voladura o canto, plegadura, pie de cuello, cuello o pala y el ancho. En otro post, explicaré las partes del cuello con detalle.

El cuello es sin lugar a duda la parte más visible de nuestra camisa. El cuello se debe escoge en base a un razonamiento geométrico, teniendo en cuenta las proporcione del cuerpo. y del diseño escogido. Eso sí, dependiendo del contexto exigido, también variará su elección.

Se diferencian tres tipos de cuellos: planos, de pie y continuos. Dentro de cada grupo, conocerás los cuellos más habituales en corte y confección:

1. Cuellos planos

Tienen la particularidad de que al ser simétricos, van doble y se cortan al doblez de la tela.

Cuello de Peter Pan, Claudine o Babero

Su forma sigue la curva del escote delantero y espalda. Las puntas están suavemente redondeadas.

Por su corte, este cuello se asocia tradicionalmente a los uniformes de los colegios. Es un cuello de aspecto infantil. En temporadas pasadas veíamos este diseño en prendas de estilo ‘vintage’. Es un cuello informal.

Cuello redondo

El cuello queda menos redondeado y queda más levantado en la base sin redondear. Las puntas están menos redondeadas que en el cuello anterior.

Es uno de los cuellos más comunes en señora junto a los camiseros. Es un cuello tradicional que por lo general queda bien a todos los públicos independientemente de su fisionomía.

Cuello camisero sin pie

Es más plano que el cuello redondo. Prácticamente tiene las mismas características que el anterior.

2. Cuellos de pie

Tienen la particularidad de que quedan levantados sobre el escote. Los de este tipo no tienen solapas y suelen ser más fácil de confeccionar debido a que tienen una menor complejidad.

Cuello vuelto, cuello alto o cuello de cisne

Es un cuello muy alto y tubular. Este cuello tiene la particularidad de que va cortado al bies y se dobla sobre si mismo. Al ir cortado al bies, este cuello queda mejor preferiblemente en tejidos elásticos como el punto (básicamente para que se pueda introducir la cabeza). Es muy común en jerséis finos de canalé.

Este cuello no sienta bien sino se tiene el cuello largo. Este cuello queda especialmente bien si tienes los hombros rectos y el cuello largo. Aporta seriedad y elegancia.

Cuello de tira

Este cuello queda prácticamente vertical. Este cuello al igual que el Mao no tiene solapas ni doblez. Tampoco admite corbata. Al igual que el cuello Mao este tiene un origenoriental.

Cuello Mao

Su origen se remonta a la China Imperial. Este cuello se presenta ligeramente inclinado hacia el interior y parte de un rectángulo con la longitud de la mitad el escote. Se suele ver en camisas de tejidos ligeros como el algodón o el lino. Es un poco más bajo que el cuello militar. Se caracteriza por carecer de alas. Tampoco tiene doblez.

Puede que sea uno de los cuellos más conocidos dentro del mundo de la moda. Es el cuello ideal para ir arreglado pero informal en épocas más calurosas. Este cuello no admite corbata por su diseño.

Cuello camisero

Es el cuello de toda la vida. Se trata de un cuello habitual en la moda masculina. El aspecto dependerá del estilo y la época a la que estemos haciendo referencia. Por ejemplo, en los años 70 los cuellos de las camisas acababan con las puntas alargadas.

Dentro de los cuellos camiseros, se abre un amplio abanico de tipos de cuellos en el mundo de la sastrería. La evolución de estos cuellos y sus distintos usos, los comentaré en otro post.

3. Cuellos continuos

Se cortan en la misma pieza que el patrón del delantero, de ahí su nombre. En el propio patrón del diseño, tendrás que prolongar las líneas del hombro y escote para poder formar este cuello tradicional. En diseño de moda, es uno de los cuellos más difíciles pues necesitarás tener conocimientos de patronaje para poder realizar el patrón.

Cuello solapa o cuello sastre (mezcla de cuellos continuos y de pie)

La parte del escote el delantero se dobla dejando ver el interior del mismo. Recuerda que este tipo de cuello lleva una vista que cubre toda la parte de la solapa que se verá cuando el delantero se doble.

Este cuello es muy usual en chaquetas y en trajes de sastrería.

Cuello de esmoquín

La solapa y el cuello de la espalda se forman de la misma pieza que el delantero. Sus puntas acaban en picos pequeños y separados.

Es un modelo de cuello pensado para vestir de etiqueta. Es el más elegante de todos. Su forma es especialmente vistosa para la corbata de lazo o la pajarita. Por ello, esta clase de cuellos es una opción muy común en alfombras rojas y eventos.

Y a ti, ¿cuál te gusta más?

Deja un comentario