¿Cuál es el mejor papel para patronaje?

No existe un único papel para patronaje. Existen múltiples opciones que dependiendo de tu soltura en el mundo de la confección y del trabajo que vayas a realizar, podrás escoger un papel para patrones u otro por las características que estos ofrecen. ¿Quieres sacar una copia de un patrón sin estropear el original? ¿Quieres transformar el patrón base? ¿Quieres realizar el prototipo final de una prenda?

Dentro del mercado hay distintos tipos de papel para patronaje. La elección del papel del patrón dependerá de: las dimensiones, la durabilidad y el color del papel (si quieres que sea más transparente u opaco).

Normalmente en los talleres colgamos los patrones de perchas o ganchos.

Papel de manila

Es el papel más utilizado a nivel industrial. El papel de manila es el papel para patronaje más barato, fácil de encontrar e indicado para la costura y la confección. Es un papel muy frágil por lo que es ideal para el calco de patrones. Es un papel fino y transparente por lo que permite ver las líneas del patrón sin dificultad. Se vende en pliegos de hojas de papel de 60×80 centímetros.

Pliegos de papel de manila.

Como desventaja, si no tienes mucha soltura en el trazado de patrones es posible que se te rompa porque como he dicho es un papel muy frágil. Lo ideal es utilizar herramientas de marcado específicas para patronaje o un portaminas con una mina de 0,5 centímetros (alternativa que puedes tener por casa). Traza las líneas sin apretar demasiado para no romperlo.

Papel de seda

El papel de seda es un papel semitransparente y de poco gramaje. Al ser parecido al papel de manila y al de cebolla, no lo recomiendo para la transformación de los patrones base porque se puede romper fácilmente y no da margen a error (borrar las líneas puede desgarrarlo). Se utiliza para el calco de patrones. Es barato pero no tanto como el papel de manila.

Ideal para el calco.

Lo puedes adquirir en un rollo o en pliegos como el papel de manila (esta opción es más económica si vas a realizar pocos patrones).

Papel de cebolla

Se utiliza en el mundo de la ingeniería y la arquitectura para la realización de planos. Permite mejorar el dibujo y añadir detalles. No se recomienda para transformar patrones porque la estructura del papel no lo permite y te lo acabarás cargando. Es un papel transparente.

Permite reproducir con mucha precisión las formas y curvas que estamos calcando.

Papel de calco o papel vegetal

Es un papel semitransparente que la presión ejercida sobre la hoja original produce la transferencia de la tinta a la copia. Aunque pueda permitir la transferencia de patrones no se recomienda por su excesiva fragilidad y porque no permite obtener un resultado “limpio”. Permite pasar el patrón original al papel de patronaje. Para la realización de patrones para costura, tendrás que escoger un papel con un gramaje más alto. Es más bien un papel de dibujo que un papel para patronaje.

En este caso, nos lo transferiría en color negro.

Papel cuadriculado

El papel cuadriculado ofrece la ventaja de ahorrar tiempo en la utilización de reglas de patronaje pues la separación de cada cuadrado es de 0,5 centímetros. Es esencialmente útil si estás empezando y todavía no estás tan familiarizado con todos los instrumentos de patronaje. Facilita el trazado de líneas rectas. La superficie viene normalmente con puntos que evitan que se deslice.

Tienen un gramaje alto así que es más resistente que el papel de manila y el de seda. Se puede comprar por rollos de papel diez metros así que es una opción económica a largo plazo.

Papel kraft o papel de pintor

Este tipo de papel es uno de mis favoritos para la realización, conservación y transformación de los patrones base. Los patrones base son patrones que después vamos a transformar y como se suelen trabajar de manera continúa con ellos necesitarás un papel como este que lo puedes modificar muchas veces sin estropear significativamente el papel. El rollo de papel sale bastante económico.

Se caracteriza por su color marrón.

Es un papel fuerte y de color marrón. No es un papel liso ni transparente. Lo bueno de este papel es que suele venir embalado en rollos de varios metros por lo que son realmente económicos.

Glasilla, retor o lienzo moreno

Podríamos decir que es un papel de costura pues se puede coser pero no es exactamente un papel. Es el tejido por excelencia que se utiliza para la realización de los prototipos de las prendas. Es un tejido de algodón 100% puro sin teñir. Se utiliza como lienzo y no es apto para confeccionar prendas definitivas ya que no lleva ningún tipo de tratamiento y encoge con el lavado.

Esto lo utilizaremos para realizar un prototipo de la prenda.

Friselina, fiselina o fliselina básica

Su coste es un poco más elevado pero su función es distinta al del papel.

No es un papel. Es una entretela ligera pero fuerte formada por viscosa y poliéster. Opta por la que no es adhesiva. Está especialmente indicada para modificar, calcar y trazar patrones o prototipos de prendas. Es la opción para realizar prototipos de patrones más barata. Más barata que la glasilla.

¿Con cuál te quedas?

Deja un comentario