Serigrafía casera: cómo revelar una pantalla de serigrafía sin insoladora por menos de 50 euros

cómo revelar una pantalla de serigrafía sin insoladora cómo revelar una pantalla de serigrafía sin insoladora cómo revelar una pantalla de serigrafía sin insoladora

Si no dispones de un taller de serigrafía (o un espacio amplio y cómoda) y no quieres invertir en la compra de una insoladora profesional (son caras y ocupan mucho espacio) pero quieres empezar a estampar tus diseños, necesitarás adquirir las siguientes herramientas y utensilios para poder realizarlo con una “insoladora casera”.

Una insoladora es una máquina que sirve para revelar o copiar un diseño en una pantalla y poder estampar directamente, a través de un sistema de vacío revela las pantallas de una forma muy rápida. Se puede realizar una insoladora casera pero eso lo dejaré para otro post. A continuación te doy los pasos para revelar una pantalla de serigrafía sin insoladora y con la luz solar desde tu propia casa o taller:

Cómo revelar una pantalla de serigrafía sin insoladora:

1. Realización de un positivo o fotolito

Los positivos o fotolitos se utilizan para exponer una imagen sobre una pantalla, una vez que ha quedado cubierta de manera uniforme por una capa de emulsión. Estos se pueden elaborar:

  • Manualmente. Con un rotulador acrílico y opaco (de color negro) dibujando directamente sobre el fotolito lo que quieras estampar.
Yo utilizo los de la marca Posca. Recuerda que tiene que ser negro.
  • Digitalmente. Se puede imprimir de manera digital en tamaño a4. Normalmente se imprime un diseño hecho a través de Photoshop. De esta forma el diseño adopta un aspecto más profesional y el diseño adquiere una alta calidad. Se deben imprimir en un papel transparente especial para impresora láser o impresora inkjet. No hace falta una impresora para fotolitos especifica, te valdrá con comprar el papel acorde a tu impresora (láser o inkjet).

Acuérdate de que se deben realizar siempre en un papel transparente de poliéster que permita el paso de la luz y que la imagen esté en negro para bloquear la luz ultravioleta durante el proceso de exposición al sol. La tinta después pasará por lo impreso en color negro.

2. Aplicación de la emulsión fotosensible

La emulsión es una sustancia química fotosensible que se aplica en la pantalla con una raedera (mejor que esta herramienta sea siempre más pequeña que la pantalla) para extender y cubrir la emulsión de manera uniforme por la malla y luego se deja secar. Asegúrate de que no haya pelos ni polvo frotando suavemente la malla con la mano.

Asegúrate de que sea más pequeña que la pantalla.

Es importante dejarla secar en una habitación a oscuras para minimizar la cantidad de luz natural que alcance la pantalla. Esta sustancia se endurece con su exposición a una luz ultravioleta potente.

La emulsión debe de ser de calidad pues es la base para crear tus futuras estampaciones en camisetas u otros soportes textiles y te interesará realizar varias reproducciones. Los precios de las emulsiones oscilan entre los 20 y los 30 euros (las de un kilogramo). Existen dos tipos de emulsión: Diazo y Fotopolímera. Yo te recomiendo comprar la segunda ya que viene la emulsión propiamente dicha y el activador (o sensibilizador) químico mezclados y te resultará más cómodo. Su vida útil es de aproximadamente 12 meses una vez abierta.

Esta emulsión te permite aplicarla directamente sobre la malla de la pantalla.

3. Revelado de pantalla sin insoladora

Una vez que la emulsión esté seca, se pone el fotolito encima de la pantalla por el lado que después aplicarás la tinta. Encima del fotolito pon un cristal -de al menos un centímetro de grosor- que recubra la pantalla y por la parte de atrás de la pantalla pon una tabla de madera que tape la misma.

El tiempo de exposición es variable. No es la misma cantidad de exposición solar la que se puede tener en agosto en la Comunidad de Madrid que en pleno invierno en Cantabria. La hora también juega un papel importante en el revelado de la pantalla. Entre 25 y 35 segundos está bien según su diseño, hora y ubicación. Puedes ir jugando con los tiempos para ver cuál es la hora que mejor se ajusta a tu zona geográfica de trabajo.

Tal que así. Puede parecer rudimentario (y lo es) pero se logran grandes diseños.

4. Limpieza de la pantalla

Después de exponer la pantalla a la luz solar, comienza cubriendo de agua toda la pantalla. Dale la vuelta a la pantalla y aplica agua también por la parte de atrás. Frota con una esponja si ves que hay zonas que se resisten. Examina con cuidado la pantalla sosteniéndola contra una fuente de luz. Busca restos de emulsiones que puedan haber quedado en las zonas donde no debería haber ninguna (en el diseño). Si el diseño se ha revelado mal puede ser por dos razones: te has pasado o te has quedado corto en el tiempo. Utiliza un decapante químico para retirar la emulsión y volver a seguir otra vez todos los pasos anteriormente descritos.

cómo revelar una pantalla de serigrafía sin insoladora cómo revelar una pantalla de serigrafía sin insoladora cómo revelar una pantalla de serigrafía sin insoladora
La parte azul es la emulsión fotosensible una vez expuesta al sol y pasada por agua para revelar el diseño.

Es muy importante el secado de pantallas en todos los procesos de revelado. Un mal secado entorpece el trabajo y te hará perder tiempo y recursos.

5. Estampación: tintas base agua

Te recomiendo utilizar tintas base agua ya que si quieres aplicar más de un color con un poco de agua y un trapo podrás retirarlas de forma rápida y cómoda. Puedes servirte de una espátula para aplicar la tinta en la malla y recuerda no quedarte escaso porque el restante siempre lo puedes volver a introducir en el recipiente con la misma espátula.

Antes utilizaba las tintas de Vostok (tristemente cerró). Las de esta marca agarran muy bien el textil.

¡Y a estampar!

Deja un comentario